Por un fiminismu d’hermanas de tierra

Mayte Alvarado

Hemos declaráu custumbri qu’amaneza y amiremos al cielu a buscu d’esclavis de lluvia, nun tierra asolaa pola seca. N’angunos puntos escumienza a tarreñar la escarcha, crecin los regatos, el mugu envuelvi las cortezas, piedras, árbulis, recordándomos que la vida sigui, que nos también estamos aquí, que tamién semos parti del tarrentoriu.

L’últimu informi del IPCC vuelvi a recordamos que semos vulnerablis al cambéu climáticu, que ya un valin las medias tintas. Nu podemos alargar más la inaición: si no, perderemos esa pequeña y fugaz ventana d’oportunidá que puei asigurar, pa tolas personas, un juturu habitabli y caltenibli.

Esti hibiernu primaveriegu un puei distraemos de la emergencia climática, de la falta d’augua qu’agrieta los muestros suelos, de los macroproyeutos qu’acosan al muestru tarrentoriu y qu’acemangan las múltiplis jormas de vida de los muestros medios ruralis. Por eso andamos aquí, ercemos la voz, caltenemos el tarrentoriu, un dejamos de tejer redis enti nos, agudándomos y visibilizando too aquello que mos acemanga y mos quier jacer car. Enjuntas podremos enfrentar las adversidáis y superar tolos tropiezos, porque ensin l’aligría y la empatía nu semos ni seremos naa.

Hermana de tierra,

otru marzu más

golvemos a comblar las muestras prazas y callis, reivindicando qu’otru mañana es pusibli; un juturu d’igualdá, diversidá y caltenibilidá. Hui queremos, toas enjuntas, escomenzar a habitalu: un perder enjamás la esperanza

L’andanciu cuntinúa esmengándomos, peru nos hemos supíu avanzar siendo ricilla.

Cumu toas esas ovejas que s’acurrian y protegin las sus cabezas debaju’l cuerpu las sus ñeras. Nu pensamos nun mediu rural ensin el coleutivu: ensin la aguda y l’apoyu mutúu un seremos pa siguir calanti.

Nu queremos jormar parti d’esa ruralidá solitaria y cerraa que se quier imponer, que s’aprovecha, qu’engaña y que s’aferra a una murria piligrosa que romantiza la desigualdá y el machismu que — por desgracia- vivierin las muestras madris y güelas. Que mos reprimi y namás mos reduz a tradición y maternidá, que un quier — y al que un l’interesa- abrir una ventana a la diversidá y a la rialidá de los muestros medios ruralis.

Porque necesitamos nuevas ruralidáis comblaas de fiminismos, agroeculugía, diversidá, peru tamién de memoria. Nestos tiempos enos que la incertidumbri mos atreviesa, es importanti saber d’ondi vinimos pa pensar y maginar camberas que mos llevin a un juturu mijor; caminos que puedan deprendemos, dendi otros aprendizajis, jacia ondi podemos y queremos dir.

Por aso aguardamos otru añu más cola mesma paciencia a que florezca’l sabugu, a que las malvas anaguen los praos, a que l’olor de la menta y l’albahaca regresi a l’aire que respiramos. Tamién a atropar enjuntas los frutos de los árbulis, las hortalizas de la tierra. Golveremos a comparciar las muestras recetas, a visibilizar too esi cunucimientu que tantas vecis se despreció por nu vinir de l’academia. Tal cumu mos deprendierin tantas mujeris que mos precedierin, cumu las muestras güelas, desovillaremos los saberis y auniermos los jilos, rejaceremos las madejas; podremos jormar parti d’un telar qu’acoja peru que tamién se prigunte, que actúe cumu puenti enti aquellas de las que vinimos y aquellas que vendrán.

Las acemangas d’hui un dejan de ser, en parti, las mesmas de siempri, disfrazaas baju las palabras “progresu” y “prosperidá”. Peru nos semos cumu esas casas de los muestros pueblos, juertis, levantaas colas piedras del propiu contornu, jechas d’árbulis y diálogos cola tierra.

A pesar de los pántanos, del albandonu y del exiliu jorzáu, muchas d’ellas se caltienin en pie, tistigos del sinciu d’un sistema hiper extractivista que namás piensa nel dineru y en producción, en usar las palabras verdis y renovablis pa lavase las manos; pa primitir, con tola impunidá del mundu, que proliferin por too’l tarrentoriu macroproyeutu que ponin en riesgu espacios naturalis prutigíos y d’altu valor ambiental. Monocultivos de placas solaris y parquis eólicos, desiertos verdis, navis intensivas, ondi se tronza’l vínculu enti’l tarrentoriu la persona y l’animal. Explotacionis industriales que contamina los muestros suelos y l’augua que bebemos. Nu queremos esta fiebri d’industrialización que contamina, precariza y mata. Que ulvida a toas aquellas presonas que vivin y jacin pusiblis los muestros pueblos, invisibilizando y vulnerabilizando a coleutivos cumu’l de las mujeris migrantis, aún ensin cundicionis dinas de trebaju y de vida. Aquí andamos pa ercer la voz, pa dicivos que un dejaremos d’aluchar por garantizar una tierra dina.

Hermana de tierra,

un dejamos de ser árbulis. Enraizaas enti nos, colas muestras aicionis y palabras tamién podemos ser simbiosis, rizomas, montis. Entrelazaas hui mos manifestamos, cantamos, mos damos la manu, echamos a andar ensin miéu, siempri jacia alanti. Lo veemos nel resurgimientu del pinu canariu dimpués del volcán, tamién enas colaas marinas que vein crecer las primeras algas. A pesar de la lava y la ciniza, siempri güelvin los brotis.

Hui más que nunca pensamos en tolas hermanas ucranianas, peru tamién en toas aquellas que sufrin en tantos conflitos armados invisibilizados. Hui ellas aluchan, ajuyin jacia las fronteras buscando otru mañana colas sus hijas, dejando atrás a la su genti, a las sus ráicis. Mientras veemos enas pantallas cumu en Ucrania muchas atropan ñevi pa poder beber, p’angunus paez que la única priocupación es l’aumentu del preciu nel cereal pa las sus producionis intensivas. Tamién ellas llenan de simillas los bulsillos d’angunos soldaos rusos pa que la tierra nunca deji de florecer, a pesar de la guerra, de la violencia, de la muerti.

Hermanas, nu estáis solas.

Otru añu más, siguimos aquí, estamos aquí. A pesar de l’andanciu, de la seaca, del volcán, de las guerras… Aquí nombramos, aquí mos sintimos más aunías que nunca. Aquí jacemos frenti, comparciamos los muestros mieos, dejamos a un láu el silenciu. Reivindicamos qu’existen muchas maneras d’habitar el tarrentoriu, muchas ruralidáis qu’asuntan, que custruyin, que cudian y acogin. Una d’hermanas de tierra: llena de fiminismu y diversidá, d’agroecología, de memoria, d’interdependencia, asperanza y aligría.

Por un fiminismu de toas,

por un fiminismu d’hermanas de tierra.

*La ilustración es de Mayte Alvarado. Podéis descargala aquí.

**(Esti Manifiestu jue iscritu por Lucía López Marco y María Sánchez. Gracias a los consejos y aportacionis de Celsa Peitado, Blanca Casares, Patricia Dopazo, Julia Alvarez, Karina Rocha, y Elena Medel. Y a tantas que beis jechu llegar las vuestras aportacionis.)

***Esti manifiestu jue traducíu al cántabru por Daniel Lobete de asociación Alcuentru

--

--

Manifiesto Mujeres Rurales 8m

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store